Sobre la Gran Estafa

A partir de la parodia de la película “La Gran Estafa”, Carlos ha enviado el  siguiente  y muy importante mensaje:

“Srs Anti, no creo que exista tal manguala entre dmg y el gobierno. creo lo contrario. le montaron la pelicula a murcia para derribarlo. si uds son tan analiticos, solo revisen la secuencia de hechos. todo lo pueden encontrar en internet desde el a;o 2006. ahi veran como este sr murcia expone claramente el complot gobernista para caerle. o si no, por que no cerraron a capatadoras reales com dfre, que si eran sistemas piramidales clasicos…
recuerden que dmg se valia de un esquema comercial, o sea vendia cosas con su tarjeta pre pago. investiguen, no coman cuento asi de facil aunque me imagino que hasta a uds la aplanadora mediatica los fagotice.

Hola Carlos. Agradezco tu opinión y punto de vista. Una estimada forista, Kellinda, tiene una opinión que yo comparto…  esta discusión es un distractor y nos hace perder de fondo cosas tan delicadas como las masacres paramilitares, y los falsos positivos… pero sin embargo, esta es una aclaración que no se puede pasar por alto.

Es necesario que este blog se desmarque de David Murcia. Lo siento mucho, duélale a quién le pueda doler.  Ya incluso hasta amenazas están llegando, dizque por hablar mal de “Davisito”… Lo siento, a mí ese señor no me importa, lo que me importa es que a mis vecinos, a mis compañeros y a mis amigos, no les tumben la plata… Eso es lo  importante…que no los dejen “mamando”. Me atrevo a pensar que quienes atacan y solo defienden a “Don Davisito”, son justamente los interesados en que esto no suceda.

Bueno… Empiezo por decirte que una estafa, generalmente opera por medio de una fachada. Si tú miras la película, te das cuenta de lo que te digo… Por otro lado, te digo que simplemente no comas cuento. Te voy a dar el ejemplo de fachada, ¿Sabes que es un trilero? Pues los trileros son estafadores, es el jueguito que se puede hacer con tapitas, vasitos, ¿o por qué no?, con pirámides… Lo primero que ves es un tumulto ni el verraco… y tú como buen colombiano dices, “uy esto está como bueno”, y te pones a novelear (a mirar). Y empiezas a ver este video: ”a ver, dónde está la bolita, dónde está la bolita, dónde está la platica”… Y tú… ahí con la platica, y te das cuenta que otro tipo (obvio que un cómplice, un “calanchín”) metió la plata y ganó, y dijo dónde estaba la bolita. Y le pagan el triple de lo que sacó. Y el man se vé que es un tonto… y tú dices… “no, la madre, si este pudo yo también puedo”… y entonces te metes la mano al bolsillo y les das la plata. …Pero si metes poquito, te dice el otro… “no, yo metí diez y saqué treinta”… ¿Ves? Puede que no te decidas a meter mucha plata sino que pones una chichigua, entonces te dejan ganar una vez, y te calientas y acelerado pones ya plata, hasta veinte mil… y logicamente… te tumban, apenas pierdes, alguien dice, la policía, la policía (mentiras, no viene) y levantan el toldo y se larga toda la patota de gente que viste… Entonces dices: “Uy Echeverry me tumbaron”…

Bien… pues ese tumulto que uno ve, serán dos noveleros como uno -si acaso- y otra serie de cómplices, que son los que, como se dice coloquialmente, “campanean” que no venga la autoridad y además, como se dice también popularmente, dan “pedal”. El pedalero es un personaje determinante en todas las estafas, especialmente en otra muy común en este diciembre: el paquete chileno.

No sé porque esto no se puede expresar en términos algo más decentes, sino con esa serie de “colombianismos” o dialecto parlache… es extraño y resulta cómico la verdad….

…Bien, Carlos, saber quién tenía la bolita (o la plática), así como deducir quiénes “campaneaban”, quienes eran los “calanchines” que  “daban pedal”, y diferenciar a los que solo ”noveleaban”, será el  tema de alguna próxima caricatura… Pero no solo eso… esa es  la obligación real de la justicia.

Yo comprendo que no es solo dinero lo que se puede perder… sino años de esfuerzos… vidas completas… Y es justamente por eso, que desde esta modestra tribuna, se reclama, no por David Murcia… sino por los afectados de esta Gran Estafa… El día que les cumplan por completo, y les devuelvan cada peso, así… uno encima del otro, a CADA UNO de los afectados (según la Fiscalía cuatro millones de colombianos)… ese día nos dejan sin chistes.

Seamos razonables QUE DEVUELVAN A CADA UNO SU PLATA tiene que ser la consigna… no defender a un individuo porque es una apuesta arriesgada y perdida de antemano… Insisto… cuando les den la plata… ese día… ese día nos dejan sin chistes.

Pero mientras tanto… Esto es humor: una caricatura… Carlos, la caricatura deforma la realidad, pero también remarca algunos rasgos o defectos… Por favor, les pido comprensión. Es muy difícil complacer a todo el mundo, y siendo analíticos, como dice usted, es mejor ser escéptico. Uno no debe andar creyendo en héroes, ni en seres sobrenaturales, ni en “milagritos”. Para mí eso de que ofrezcan una tarjeta prepago que puedo cambiar por cachivaches, pero que si no gasto nada me da intereses a más del 100% es más que sospechoso. Y lo siento. Es mi visión de periodista y “analista” de esta irrealidad.

La cultura del “enriquecimiento” rápido.. el cuento de los “magníficos” comerciantes, no me lo como. Mario Puzo,  cita a Balzac en el prólogo de El Padrino para sostener que “detrás de toda fortuna se esconde un crimen”.

Carlos, entiendo tu punto de vista, pero te invito a que pienses lo qué es más importante en este momento: el dinero, la bolsa, la platica, viejo… Mira… ya hasta incluso se habla de la extradición de Murcia… ¿te imaginás?… la misma vuelta de Justicia y Paz… otro conejo. …¿Cómo es eso que el poder ejecutivo asaltando al judicial, con el pretexto de un estado de sitio económico y se sienta a negociar con David Murcia de tú a tú?… Eso mostró que todo es un negocio de yo con yo. Perdóneme, pero eso es aberrante.

Insisto: contrario a lo que algunos pueden pensar, yo no soy damnificado de DMG. Como todo el mundo en este país conozco cualquier cantidad de personas afectadas. Y hablo con todos, no imagina con qué interés… Yo personalmente nunca me metería en un negocio de esos.