4 thoughts on “Favor no votar basura [Berger / Uribestiario]

  1. INTERLUDIO INFECTO

    I

    senadores y sicarios

    arrastran enmaletados

    anunciando el comienzo del día

    varicosas

    epilépticos de miedo

    tuertos y cojitrancos

    pordioseros

    gargantas

    niños amputados

    tarjados rostros

    en el desolladero

    profesores tumbas del saber

    estudiantes boquitas de benjuí

    oficinistas

    mariquitas

    caderas de vitrinas

    curas labios de feto

    leprosos

    filántropos

    estetas estíticos

    reumáticos y pleuréticos

    cesantes

    recreacionistas y mutilados

    habitantes del matadero

    II

    gestos

    manos

    fingen caricias

    han decretado

    que todos llevemos

    cara de lápida

    complots de ratas

    palabras de políticos

    periodistas hunden sus dedos

    en la boca de los acontecimientos

    desayunando cadáveres

    han hecho del día un lupanar sanguinolento

    habitantes de esta cámara de trepanaciones

    habitantes de este vertedero de muertos

    que llaman

    el país

    amordazados

    atornillados los labios de babosa coprolálica

    idiotas por el vaho de las funerarias

    aferrados a un mástil de hielo

    en la bahía de muñones

    donde matones

    se sacian hasta la náusea

    III

    náusea

    fatiga

    horror de ser si ser es ser en el estercolero

    ratas de pulcro decorado

    ordenan las matanzas

    retorcida mi lengua

    hago muecas de vómito y odio

    en danza y música de exterminio

    año indigesto

    año bilioso

    año ataúd

    año glotón

    podrido el aire

    IV

    medellín

    amurallada

    sitiada

    es el río que lleva su nombre

    hacinado de venenos

    convertido en un enfermo terminal

    un hombre cuelga ahorcado

    de uno de los puentes que conecta

    los dos hemisferios urbanos

    posados en los archipiélagos de basura

    gallinazos de lucio plumaje

    reciben rayos del sol poniente

    despliegan sus alas

    y son realmente bellos

    de espaldas al sol

    mi sombra proyectada sobre el río

    huestes de alcohólicos

    gesticulan

    en torno a una lata

    donde cocinan desperdicios

    V

    veo

    escombros

    niños recolectando

    latas de cerveza

    cajas de cartón

    torsos de muñecas

    hombres de cuerpo enjuto

    caminan

    desarrapados

    sin rumbo alguno

    calles de ruido

    veo

    policías aterrorizando a los muchachos

    un miasma de odio inunda los frágiles corazones

    sin escapatoria sin escapatoria sin escapatoria

    en la sala de torturas de la realidad

    veo

    costras en la piel del día

    comerciantes

    verduleras

    voceadores de lotería

    un hombrecito al borde de un colapso

    inflamadas las venas de la garganta

    vocifera entre el humo de los refritos de chorizos

    palabras que nadie oye

    palabras que hablan de salvación

    y otras cosas que repiten

    predicadores en iglesias de sectas

    ubicadas en varios puntos del centro

    donde antes de las seis de la mañana

    convergen

    mujeres de lánguida figura

    y faldas largas

    habitantes en zonas de miseria

    VI

    vocinglería

    mendigos

    funcionarios

    vendedores de objetos inservibles

    convergencia de calles donde jubilados

    discuten el precio de un reloj de pulso

    aquí las pasiones

    insuflan sus encantos

    dilacerados

    los ojos de lama

    impresos en los muros

    donde está cifrado

    el transcurso

    de tediosos atardeceres

    VII

    chatarra

    cigüeñales

    en depósitos de la memoria

    como un mecánico de barrio triste

    arruma

    pedazos de autos

    transmisiones fracturadas

    cigüeñales

    amontonados

    como cadáveres de adolescentes

    en la morgue

    como putas en recámaras del profiláctico

    gritando

    a fuerza

    de las terribles inyecciones

    VIII

    looks decadentes

    estructuras gaymorfas

    el aparato de televisión

    por la mañana

    en el cuarto de baño

    de la calle del café brasil

    ocio

    la rústica mesa

    cómplices

    Martín

    la policía te asesinó

    Hace tanto y tanto

    que una pistola de vibración estática

    escribe

    Martín

    un niño pleno de tristeza como mi país

    tirará de todo el cielo.

    Este es un poema de un amigo, en Medellín lo cambiaria por Colombia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s