30 thoughts on “Hordas uribestias, victoriosas [Candelario]

  1. Lo que debe ser derrotado, en últimas es el paraestado.

    Si se hace un análisis juicioso de la historia del país, se entenderá que el prefijo griego PARA es el que permite comprender el funcionamiento del estado colombiano real. Nuestro país es reconocido internacionalmente por dos hechos aparentemente opuestos: por tener unas de las legislaciones mejor diseñadas a nivel mundial y por su permanente irrespeto por la ley, en términos de que la ley no se cumple o en términos de que cada ley tiene su puerta de escape diseñada con la ley misma. Estos hechos son contradictorios hasta que se entiende el concepto de paraestado tras comprender el prefijo PARA.

    El prefijo griego PARA significa “adyacente a, similar con, parecido a PERO fundamentalmente desviado de, accesorio a y traspuesto con”. El Padre Javier Giraldo puede explicarles esto mucho mejor de lo que yo podría alguna vez, por lo que les envío el vínculo donde está el artículo completo con la explicación y la aplicación correspondiente.

    El vínculo es http://www.javiergiraldo.org/spip.php?article76

    Siguiendo con la concepción de paraestado, todos sabemos que el gobierno nacional, en todas sus épocas ha operado en formas diferentes a las que declara la constitución y la ley. Quienes llegan a ocupar las sillas presidenciales y de las corporaciones públicas no lo hacen por sus méritos o probadas capacidades sino por su linaje (nepotismo) o prestancia (plutocracia), es decir, los cargos se heredan o se compran como en cualquier vulgar aristocracia mercantil del renacimiento europeo. En las corporaciones públicas que adjudican licitaciones para construir o hacer mantenimiento a la infraestructura del país, se requiere pagar al funcionario que la adjudica para hacerse con ella. Las organizaciones profesorales de dirigencia de las universidades públicas son cofradías burocráticas donde la carta de embarco es el apoyo irrestricto a las políticas del gobierno de turno, más aún si resultan lesivas para la institución.

    Los ejemplos anteriones ilustran la existencia de dos estados: un estado ideal regido por la Constitución y las leyes institucionales que organizan las jerarquías por la capacidad de trabajo y producción de los que las detentan, y un estado real en donde las filiaciones políticas y los lazos de sangre y afectos son los responsables por nuestra organización. El estado real, el estado de las leyes, se llama Estado. El estado paralelo que realmente rige el comportamiento de la sociedad colombiana se llama Paraestado. Los sistemas jurídicos y legislativos del Estado son responsables de la protección y mantenimiento del Paraestado, si se tiene en cuenta que los cargos poderosos y determinantes en el país son detentados por agentes del paraestado. En esa medida son indivisibles, porque la permanencia de estos individuos en el estado perpetúa la existencia del paraestado y su operatividad.

    Si ya leyeron el artículo, se darán cuenta de que el paramilitarismo es sólo el brazo armado del paraestado. Existe desde antes de las mismas FARC y son responsables por su aparición, sólo que en esa época se les conocía como chulavitas y pájaros, pero responden a los mismos intereses (terratenientes, oligarquías feudales, traficantes) y emplean los mismos métodos (masacres, asesinatos selectivos, amenazas) para lograr el mimo objetivo último: control de la población mediante el miedo, mejor conocido como terrorismo. Hablamos entonces de terrorismo de Paraestado. Hablamos entonces de terrorismo de Estado. Sus métodos llegan al genocidio: la Unión Patriótica perdió más de 5000 de sus miembros a manos de grupos militares y paramilitares. Cosas como esas aún ocurren.

    A futuro, lo que debe ser derrotado es el Paraestado. La cacareada legalidad es necesaria, pero no suficiente: la legalidad controla las relaciones entre ciudadanos, pero definitivamente no detiene al paraestado ni a su estamento armado. El paraestado no puede ser controlado porque no opera dentro de una legalidad, sino dentro de una ilegalidad. Si de verdad se espera que el país en su conjunto opere dentro de parámetros de legalidad, es necesario que el paraestado sea destruído. Una nota más: el paraestado es una organización delincuencial que se nutre de los recursos de los ciudadanos para mentener su fuerza, vive de los ciudadanos porque los parasita. En esencia, el paraestado es una mafia, y tiene también una ley de omertá que la protege. Pero su tamaño, coordinación y potencia efectiva superan la de cualquier mafia convencional en el país; el paraestado es una supramafia que se apoya en la legalidad del estado haciendo uso ilegítimo e ilegal de sus recursos.

    Bajo esta luz, no es raro que el paramilitarismo, los abusos de poder y los crímenes de estado hayan crecido tanto bajo el gobierno de Álvaro Uribe: nadie conoce mejor el funcinamiento de una mafia que quien ha nacido y vivido en ella. No olviden que al iniciar su gobierno Álvaro Uribe era el narcotraficante número 82 del mundo, según el ranking de la DEA. Quizá algún día sepamos cuanto ascendió en el ranking gracias a su dominio del estado en favor del paraestado. Han sido 8 años de fortalecimento del paraestado bajo el mando de un delincuente: de un criminal de guerra.

    Para terminar: la continuación de las políticas de Álvaro Uribe a través de Santos es la continuación del fortalecimiento del paraestado. Es la continuación de la política de control de la población mediante el terror, mejor conocido como terrorismo y llamado como eufemismo “seguridad democrática”. Es la aceptación del crimen como conducta deseable de las clases dominantes del país, y de su aplicación como medio válido de ascenso social. La reelección de Uribe en el cuerpo de Santos garantiza el irrespeto al ciudadano en todas sus formas, y su explotación en favor del mantenimiento de las mismas clases dominantes de toda la historia de Colombia. Un eventual mandato de Santos sería aún peor que el de Uribe. Como diría Vargas Lleras: “¡Peor es Posible!”

  2. El gran perdedor en estas elecciones fue el pueblo colombiano. Parece un pueblo acostumbrado a las penas y a las derrotas, con cierto aire manifiesto de sadomasoquismo.
    Dicen que cada pueblo elige el gobierno que se merece, pero no hay que olvidar que en los comicios –que dan la apariencia de democracia- hay en juego intereses suprapopulares, los de quienes ejercen el poder.
    Ahora que estamos en efemérides bicentenarias, lo que se nota en nuestra historia de desgracias es el dominio secular de unas castas, de unos exclusivos –y excluyentes- clanes que han mantenido o incrementado su cuota de poder. Nada nuevo bajo el bíblico sol. El pueblo, o el rebaño, será siempre utilizado como carne de cañón, como elector de sus verdugos, o como “idiota útil”, expresión otra vez en boga a propósito de la resurrección del caso del grupo paramilitar los Doce apóstoles y el hermano del Presidente.
    Por ahí dicen que perdieron las encuestas. Qué va. Cumplieron con su papel idiotizador, con sus fines de mercadeo, su intención de espectáculo y visceralidad. Insisto, perdió la mayoría, que son casi todos, tanto los que votaron como los que se abstuvieron, porque serán las víctimas propiciatorias de los próximos cuatro años, de un gobierno que, igual, favorecerá, como el de hoy, a los banqueros, a las transnacionales, a una élite privilegiada, que para eso son los dueños del país.
    Se dirá, claro, que todavía falta la segunda vuelta. Ya todo está cocinado. Y consumado. El candidato oficial del régimen no perderá. El aparataje está diseñado para la continuidad. Todos (o casi todos) vieron la descarada injerencia presidencial en la campaña, los llamados, subliminales o no, a votar por Santos. Ah, las que también perdieron fueron las famosas redes sociales de internet. Alguien decía que una candidatura –como la del desteñido partido Verde- no se puede soportar en “culicagados”.
    También se rumoraba en conversaciones de cafetín que no hay “nada más equivocado que el gusto de las mayorías”, una frase que pudo haber sido pronunciada por Wilde, o por el escritor Mario Escobar Velásquez, al cual alguien se la atribuyó en algún palique. Y ese “gusto”, auspiciado por mecanismos mediáticos y de otros poderes, se inclinó otra vez por una propuesta que volverá a castigar a los desposeídos.
    Volverán entonces las oscuras maniobras de la corrupción y la politiquería, tan campantes en estos últimos ocho años. La vigencia del “todo vale”, de la cultura mafiosa, del amparo a la ilegitimidad y del irrespeto por la diferencia, será de nuevo el pan amargo de cada día. Para eso está diseñado el país. Y para eso se domestican las mayorías. No hay misterio.
    Así que preparémonos para asistir al perfeccionamiento de los terroríficos “falsos positivos”, contra cuya impunidad continúan luchando, entre otros, las madres de Soacha. Este es un país en el cual lo anormal (y lo ilegal) se ha vuelto normal. Se prolongará, por ejemplo, el estado de miseria de más de veinte millones de colombianos, si no es que la cifra se tornará mayor. Crecerá –por qué no- el desplazamiento forzado, que ha sido vieja táctica del paramilitarismo y otros terratenientes, para quedarse con las mejores tierras, muchas de ellas dedicadas hoy al cultivo de palma africana. Seguiremos siendo el país latinoamericano con mayor índice de desempleo y hasta se ampliará la presencia de las bases militares estadounidenses.
    Continuará el imperio de las “chuzadas”, de la degradación del sindicalismo, del negocio de la salud por encima de la salud de los colombianos, del negocio de la guerra, de los agroingresos seguros, en fin, que el catálogo siniestro es amplio. También se puede hacer una lectura de que hubo un “voto de confianza” a la parapolítica, la yidispolítica, al aumento de la inseguridad urbana, al enriquecimiento ilícito, etc. Pero, por otra parte, el candidato del gobierno, con todo el apoyo de la maquinaria oficial, no pudo ganar en primera vuelta, lo cual puede ser un aliciente para las “minorías” que votaron en su contra. Así que de hoy al 20 de junio, como diría don Perogrullo, cualquier cosa puede pasar.

  3. y si, pues “democraticamente” gano la miseria, la ignorancia, la miseria, la ignorancia, el sacrificio de humanos , el canibalismo, la antropofagia (devorarse los unos a los otros por competencia o por “llenar un vacio”), la motosierra, los chacales carroñeros… la politica haciendo carroña de la miseria.

  4. De toda la tropa de Colombianos que conozco en este país donde vivo, como el 90% son refugiados que llevan viviendo aquí menos de ocho años; sin embargo, juran y comen mocos diciendo que Uribe es el mejor presidente que ha tenido Colombia. Esas son las contradiccione que nos gobiernan, unos les pregunta que entonces porqué están por acá lavando baños y la respuesta es: – Ah es que la situa en Colombia está muy dura !!!!! Yo apostaría que aún así votaron por Santos y jurarán y seguirán comiendo mocos diciendo que ese es el mejor candidato a la presidencia.

  5. “Estoy de acuerdo en que Uribe le pida a Juan Manuel que le cuide sus tres huevos, pero me parece innecesario que un presidente confiese sus deformidades.”

    Daniel Samper Ospina

  6. En mi pueblo llanero, los que votaron por este Santos fueron: Los subsidiados de familias en accion (Claro si no gana Santos, les quitan el subsidio), los esclavos que trabajan para las empresas que cosechan palma africana, pero que lo hacen a traves de cooperativas de traves de cooperativas de trabajo, votaron tambien por esta bestia los desempleados (mas trabajomejorpago),las victimas del paramilitarismo, los desplazados, los que viven en los barrios mas pobres, los que les prometieron subsidios de vivienda (Como si uribe no haya acabado con estos) los que les prometieron un empleo, los que se rebuscan la vida vendiendo rifitas…. alguien me dijo si Santos no gana le quitan el subsidio a los paramilitares… cuando escuché esto me quede mirando al que me hizo tal comentario… y les confiezo, me dieron ganas de llorar a berrido entero……….

  7. VOTO AMARRADO
    CIA/ PENTAGONO/ DAS MILIBESTIAS /PORDIOSEROS EN ACCION Y SINDICATO CORRUPTO DE LA REGISTRADURIA
    PRENSA BURGUESA Y PRENSA TRAQUETA.
    TRAQUETORACIA INFLUYENTE DEL PIN. TODO ESO SE UNIO CONTRA LA OLA VERDE….
    PERO LA OLA VERDE YA VIENE SE SIENTE….
    YA VIENE…. YA SUENA…..YA LLEGA!!!!!
    20 DE JUNIO OLA VERDE CONTRA LA CORRUPCION KLA TRAQUETOCRACIA Y LOS ASESINOS DE JOVENES COLOMBIANOS.!!!!

  8. MENSAJE PARA SEIS MILLONES DE VACAS Y COLOMBIANOS

    ——————————————-

    Quiero decirles a los uribestias de internet que son unas percantas asquerozas que manchan la democracia con su existencia destruyendo la constitucion del 91 que con gran esfuerzo cientos de colombianos anhelamos. aqui gano el agro ingreso seguro, carimagua, los falsos positivos, las chuzadas y la politiqueria. y a antanas le quiero decir que para sus debates tenga lista la verdad de lo que sucede a la mano todos los decretos y leyes que los uribestias han aprobado en contra del pueblo no necesita nada mas la fuerza de la verdad lo llevara a la victoria. la tarea de convencer abstencionistas es de TODOS.Hay que salir a las calles dejar la timidez y comenzar a difundir el mensaje no el de mockus sino el futuro que le espera a colombia decretos en mano la gente debe saber la verdad de lo que pasa. El internet no sirve de nada si no se ve reflejado el dia de las votaciones a los menores de 18 coja a su abuelito y muestrele los videos que dicen la verdad http://www.robledosoyyo.com , hay que votar por mockus no porque sea bueno sino porque a diferencia de santos va a derrotar la politiqueria y sería un gobierno de transicion para el verdadero cambio cuente con el voto amarillo.
    ustedes creen que una coscorria como santos no se vuelve a reelegir???

  9. Cinco millones de votos de familias en acción, un millón de votos del PIN, negociados por RODRIGO RIVERA y ROY BARRERAS con la joyita del narcotrafico JULIAN MAZENET, el resto entre godos y liberales fracturados, Asi cualquiera llega al poder, en Colombia tenemos que reconocer que no pensamos con la cabeza, ni con nada, es decir ZOMBIES, Vivan los PARACOS, Viva el Narcotrafico, Viva VICTOR CARRANZA, Viva la corrupción, he dicho: ALVARO URIBE VELEZ, colombianos espero que puedan dormir bien con Juan Manuel, yo me he cuidado las espaldas de él jijijijiji

  10. Revista Semana:

    ¿Cuál es su posición frente a una eventual intervención de la Corte Penal Internacional en Colombia?

    Juan Manuel Santos respondió:

    Colombia ha ratificado a la Corte Penal Internacional, si se presenta el caso de una demanda ante este organismo y un fallo, mi gobierno respetaría sus compromisos adquiridos con la comunidad internacional.

    Adios Uribe Velez, pronto viaje a la Corte Penal Internacional en Holanda y que nunca regrese a Colombia, ALVARACO recuerde siempre:

    Cria cuervos y te sacarán los ojos.

  11. La corazonada otra vez

    Por humus

    Buenas noches del lunes, es noche de quincena y noche de corazonadas. Insistimos este es el país de la sagrada corazonada. Piénselo bien, tenemos la corazonada de que todo estará mejor, que tal negocio, tal vuelta, nos va a arreglar el caminado, que vamos a pagar las deudas, que es mejor estudiar para llegar a ser alguien en el supermercado de la vida y así tener las cosas que se deben tener, inclusive, un candidato presidencial a la medida de nuestra suerte. Pero mire a su alrededor, mire bien, concéntrese, es posible que cada día haya más gente jodida (cifras del mal gobierno), piense en los cercanos y los más cercanos, ¿se la están pasando realmente bien? ¿No será todo esto una conspiración de la sagrada corazonada? No pierda la esperanza, mire bien el abismo. Esta es la pantalla, no se distraiga, asuma sus tentaciones, así como asume su parte del pastel o su parte de la miseria

    Última hora. El presidente tiene la corazonada de que le cuelgan tres huevos, uno de oro, uno de plomo y otro de lana, las familias inactivas tienen una corazonada de ciento ochenta mil pesos en moneda corriente y cruda. Tenemos la corazonada de que las chuzadas telefónicas son culpa de un extraño espíritu que protege nuestras cabezas, tenemos la corazonada de que no nos están chuzando y que el agua que sale de la llave es agua limpia. No hay hechos, no hay verdad, ni siquiera mentiras, solo corazonadas, bienvenidos a la ceguera del futuro, a la corazonada dormida en el consuelo. Cuatro detectives del Das fueron baleados, tenían velas en el escándalo de las chuzadas, corazonada, una pelea de borrachos; 2.300 vidas masacradas una a una, ejecuciones extrajudiciales, corazonada, el que la debe la paga, falsos positivos, impunidad total; Colombia hace gala de su gala y pierde un partido contra Sudáfrica, corazonada, nos robaron el partido otra vez, pobrecitos de nosotros la injusticia se ensaña.

    Tenemos la corazonada de que las encuestas reflejan los reflejos, tenemos la corazonada de que vamos a ganar, nadie quiere perder en la ruleta, podremos dar la vuelta a las elecciones, o a las suposiciones con tal de ganar ¿si pudieron los paracos, por qué nosotros no? Tenemos la corazonada de que somos nosotros y no ellos y el corazón se inflama de taquicardias y derrotas, esa es la democracia compatriotas: un país de ilusionistas e ilusionados, pero no se desilusione que hasta ahora vamos llegando a los comerciales. El candidato que subió impuestos y recorto gastos para salud y educación cuando fue ministro de hacienda, que ha promovido trabajos más flexibles y peor pagos, que pateó la lonchera de los vecinos, que ha mentido copiosa y manifiestamente y que nos ha costado tantos y tantos corazones colombianos muertos, con sus respectivas corazonadas; ahora nos dice que va a dar mejor empleo, que va a combatir la corrupción, que va a tener buenas relaciones con los vecinos y que continuará nuestro camino hacia la paz. La corazonada aplaude su cinismo, se ríe y vuelve a aplaudir. La corazonada dispara directo al corazón, como es obvio, pero eso no importa, yo tengo una corazonada. Eso es todo por hoy y por el mañana que ya es mañana.

  12. La corazonada otra vez

    Por humus

    Buenas noches del lunes, es noche de quincena y noche de corazonadas. Insistimos este es el país de la sagrada corazonada. Piénselo bien, tenemos la corazonada de que todo estará mejor, que tal negocio, tal vuelta, nos va a arreglar el caminado, que vamos a pagar las deudas, que es mejor estudiar para llegar a ser alguien en el supermercado de la vida y así tener las cosas que se deben tener, inclusive, un candidato presidencial a la medida de nuestra suerte. Pero mire a su alrededor, mire bien, concéntrese, es posible que cada día haya más gente jodida (cifras del mal gobierno), piense en La corazonada sobrecargada.

    Por humus

    Buenas noches del lunes, es noche de quincena y noche de corazonadas. Insistimos este es el país de la sagrada corazonada. Piénselo bien, tenemos la corazonada de que todo estará mejor, que tal negocio, tal vuelta, nos va a arreglar el caminado, que vamos a pagar las deudas, que es mejor estudiar para llegar a ser alguien en el supermercado de la vida y así tener las cosas que se deben tener, inclusive, un candidato presidencial a la medida de nuestra suerte. Pero mire a su alrededor, mire bien, concéntrese, es posible que cada día haya más gente jodida (cifras del mal gobierno), piense en los cercanos y los más cercanos, ¿se la están pasando realmente bien? ¿No será todo esto una conspiración de la sagrada corazonada? No pierda la esperanza, mire bien el abismo. Esta es la pantalla, no se distraiga, asuma sus tentaciones, así como asume su parte del pastel o su parte de la miseria

    Última hora. El presidente tiene la corazonada de que le cuelgan tres huevos, uno de oro, uno de plomo y otro de lana, las familias inactivas tienen una corazonada de ciento ochenta mil pesos en moneda corriente y cruda. Tenemos la corazonada de que las chuzadas telefónicas son culpa de un extraño espíritu que protege nuestras cabezas, tenemos la corazonada de que no nos están chuzando y que el agua que sale de la llave es agua limpia. No hay hechos, no hay verdad, ni siquiera mentiras, solo corazonadas, bienvenidos a la ceguera del futuro, a la corazonada dormida en el consuelo. Cuatro detectives del Das fueron baleados, tenían velas en el escándalo de las chuzadas, corazonada, una pelea de borrachos; 2.300 vidas masacradas una a una, ejecuciones extrajudiciales, corazonada, el que la debe la paga, falsos positivos, impunidad total; Colombia hace gala de su gala y pierde un partido contra Sudáfrica, corazonada, nos robaron el partido otra vez, pobrecitos de nosotros la injusticia se ensaña.

    Tenemos la corazonada de que las encuestas reflejan los reflejos, tenemos la corazonada de que vamos a ganar, nadie quiere perder en la ruleta, podremos dar la vuelta a las elecciones, o a las suposiciones con tal de ganar ¿si pudieron los paracos, por qué nosotros no? Tenemos la corazonada de que somos nosotros y no ellos y el corazón se inflama de taquicardias y derrotas, esa es la democracia compatriotas: un país de ilusionistas e ilusionados, pero no se desilusione que hasta ahora vamos llegando a los comerciales. El candidato que subió impuestos y recorto gastos para salud y educación cuando fue ministro de hacienda, que ha promovido trabajos más flexibles y peor pagos, que pateó la lonchera de los vecinos, que ha mentido copiosa y manifiestamente y que nos ha costado tantos y tantos corazones colombianos muertos, con sus respectivas corazonadas; ahora nos dice que va a dar mejor empleo, que va a combatir la corrupción, que va a tener buenas relaciones con los vecinos y que continuará nuestro camino hacia la paz. La corazonada aplaude su cinismo, se ríe y vuelve a aplaudir. La corazonada dispara directo al corazón, como es obvio, pero eso no importa, yo tengo una corazonada. Eso es todo por hoy y por el mañana que ya es mañana.

  13. Mi negocio de carritos sangucheros

    Yo crecí viendo Laura en América, escuchando de polladas y carritos sangucheros, que siempre me sirvieron para hacer chistes de ese país lejano y pintoresco al que yo no iría jamás. Nunca pensé, sin embargo, que se vería como un paraíso ante la idea de un nuevo presidente, con ideas continuistas que yo, por supuesto, no comparto.

    Me sorprendí a mí misma buscando en Google los famosos puestos callejeros, cotizando precios, buscando ofertas en Mercadolibre y me di cuenta que eso es lo que quiero. Por eso decidí que después del 7 de agosto me voy a Lima a trabajar en un carrito sanguchero.

    Voy a vender los mejores sanguches que los limeños hayan probado en sus vidas. Me voy a poner camisetas pegadas y faldas corticas para llamar a más compradores y voy a ponerle énfasis al acento paisa para ser toda una sensación.

    Me emociona la idea de aceptar invitaciones a salir de chicos limeños, no de los que se creen europeos, no; yo quiero de los locales, lo más típico que pueda encontrarme en la zona: que sean una copia chola de la pinta de poncho y sombrero que se ponen ahora los presidenciables colombianos. Me pone ansiosa la idea de verme bailando con ellos cumbias peruanas en polladas bailables, vistiendo de esas falditas popochas que se pone Wendy Sulca y pudiendo utilizar mi tradicional pasito de bailarina de orquesta ochentera de merengue. Estaré en mi salsa.

    Cuando el negocio del carrito sanguchero prospere, tengo pensando delegar funciones e incursionar en un nuevo sector: voy a ser la mánayer a la Tigresa del Oriente. He estado escuchando algunos de sus éxitos y yo sé que esa mujer tiene futuro. La voy a poner a hablar en cuanta emisora nos reciba y para la televisión abriremos nuestras piernas y corazones como buenas gatas salvajes.

    Le voy a proponer que le pongamos derechos de autor a ese gruñido que hace en medio de las canciones y lo comercializamos con la asesoría de JJ Rendón, quien para entonces será uno de los mejores pagados expertos en márqueting político (o de picardías musicales): haremos ring tones y propondremos cambiar el sonido del zumbido de messenger por el de la sexy peruana; además haremos dummis de la Tigresa y muñecas inflables para los menos mojigatos, y toda una línea de ropa con la firma de esa popular garra.

    De pronto hasta hago una obra de buena fe, me animo y termino llamando a Noemí para que sea la que se encargue del carrito cuando yo me vaya a trabajar con la Tigresa. De todas formas las dos tenemos las mismas ganas y tendremos igual de cantidad de trabajo, cuando Santos sea presidente.

    http://ojeadasinversas.blogspot.com/2010/06/mi-negocio-de-carritos-sangucheros.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s