4 thoughts on “El lado oscuro [Bertico]

  1. Lo que debe ser derrotado, en últimas es el paraestado.

    Si se hace un análisis juicioso de la historia del país, se entenderá que el prefijo griego PARA es el que permite comprender el funcionamiento del estado colombiano real. Nuestro país es reconocido internacionalmente por dos hechos aparentemente opuestos: por tener unas de las legislaciones mejor diseñadas a nivel mundial y por su permanente irrespeto por la ley, en términos de que la ley no se cumple o en términos de que cada ley tiene su puerta de escape diseñada con la ley misma. Estos hechos son contradictorios hasta que se entiende el concepto de paraestado tras comprender el prefijo PARA.

    El prefijo griego PARA significa “adyacente a, similar con, parecido a PERO fundamentalmente desviado de, accesorio a y traspuesto con”. El Padre Javier Giraldo puede explicarles esto mucho mejor de lo que yo podría alguna vez, por lo que les envío el vínculo donde está el artículo completo con la explicación y la aplicación correspondiente.

    El vínculo es http://www.javiergiraldo.org/spip.php?article76

    Siguiendo con la concepción de paraestado, todos sabemos que el gobierno nacional, en todas sus épocas ha operado en formas diferentes a las que declara la constitución y la ley. Quienes llegan a ocupar las sillas presidenciales y de las corporaciones públicas no lo hacen por sus méritos o probadas capacidades sino por su linaje (nepotismo) o prestancia (plutocracia), es decir, los cargos se heredan o se compran como en cualquier vulgar aristocracia mercantil del renacimiento europeo. En las corporaciones públicas que adjudican licitaciones para construir o hacer mantenimiento a la infraestructura del país, se requiere pagar al funcionario que la adjudica para hacerse con ella. Las organizaciones profesorales de dirigencia de las universidades públicas son cofradías burocráticas donde la carta de embarco es el apoyo irrestricto a las políticas del gobierno de turno, más aún si resultan lesivas para la institución.

    Los ejemplos anteriones ilustran la existencia de dos estados: un estado ideal regido por la Constitución y las leyes institucionales que organizan las jerarquías por la capacidad de trabajo y producción de los que las detentan, y un estado real en donde las filiaciones políticas y los lazos de sangre y afectos son los responsables por nuestra organización. El estado real, el estado de las leyes, se llama Estado. El estado paralelo que realmente rige el comportamiento de la sociedad colombiana se llama Paraestado. Los sistemas jurídicos y legislativos del Estado son responsables de la protección y mantenimiento del Paraestado, si se tiene en cuenta que los cargos poderosos y determinantes en el país son detentados por agentes del paraestado. En esa medida son indivisibles, porque la permanencia de estos individuos en el estado perpetúa la existencia del paraestado y su operatividad.

    Si ya leyeron el artículo, se darán cuenta de que el paramilitarismo es sólo el brazo armado del paraestado. Existe desde antes de las mismas FARC y son responsables por su aparición, sólo que en esa época se les conocía como chulavitas y pájaros, pero responden a los mismos intereses (terratenientes, oligarquías feudales, traficantes) y emplean los mismos métodos (masacres, asesinatos selectivos, amenazas) para lograr el mimo objetivo último: control de la población mediante el miedo, mejor conocido como terrorismo. Hablamos entonces de terrorismo de Paraestado. Hablamos entonces de terrorismo de Estado. Sus métodos llegan al genocidio: la Unión Patriótica perdió más de 5000 de sus miembros a manos de grupos militares y paramilitares. Cosas como esas aún ocurren.

    A futuro, lo que debe ser derrotado es el Paraestado. La cacareada legalidad es necesaria, pero no suficiente: la legalidad controla las relaciones entre ciudadanos, pero definitivamente no detiene al paraestado ni a su estamento armado. El paraestado no puede ser controlado porque no opera dentro de una legalidad, sino dentro de una ilegalidad. Si de verdad se espera que el país en su conjunto opere dentro de parámetros de legalidad, es necesario que el paraestado sea destruído. Una nota más: el paraestado es una organización delincuencial que se nutre de los recursos de los ciudadanos para mentener su fuerza, vive de los ciudadanos porque los parasita. En esencia, el paraestado es una mafia, y tiene también una ley de omertá que la protege. Pero su tamaño, coordinación y potencia efectiva superan la de cualquier mafia convencional en el país; el paraestado es una supramafia que se apoya en la legalidad del estado haciendo uso ilegítimo e ilegal de sus recursos.

    Bajo esta luz, no es raro que el paramilitarismo, los abusos de poder y los crímenes de estado hayan crecido tanto bajo el gobierno de Álvaro Uribe: nadie conoce mejor el funcinamiento de una mafia que quien ha nacido y vivido en ella. No olviden que al iniciar su gobierno Álvaro Uribe era el narcotraficante número 82 del mundo, según el ranking de la DEA. Quizá algún día sepamos cuanto ascendió en el ranking gracias a su dominio del estado en favor del paraestado. Han sido 8 años de fortalecimento del paraestado bajo el mando de un delincuente: de un criminal de guerra.

    Para terminar: la continuación de las políticas de Álvaro Uribe a través de Santos es la continuación del fortalecimiento del paraestado. Es la continuación de la política de control de la población mediante el terror, mejor conocido como terrorismo y llamado como eufemismo “seguridad democrática”. Es la aceptación del crimen como conducta deseable de las clases dominantes del país, y de su aplicación como medio válido de ascenso social. La reelección de Uribe en el cuerpo de Santos garantiza el irrespeto al ciudadano en todas sus formas, y su explotación en favor del mantenimiento de las mismas clases dominantes de toda la historia de Colombia. Un eventual mandato de Santos sería aún peor que el de Uribe. Como diría Vargas Lleras: “¡Peor es Posible!”

  2. Revista Semana:

    ¿Cuál es su posición frente a una eventual intervención de la Corte Penal Internacional en Colombia?

    Juan Manuel Santos respondió:

    Colombia ha ratificado a la Corte Penal Internacional, si se presenta el caso de una demanda ante este organismo y un fallo, mi gobierno respetaría sus compromisos adquiridos con la comunidad internacional.

    Adios Uribe Velez, pronto viaje a la Corte Penal Internacional en Holanda y que nunca regrese a Colombia, ALVAPARACO recuerde siempre:
    Cria cuervos y te sacarán los ojos.

    JUAN MANUEL SANTOS siempre ha sido desleal con sus amigos, ejemplo: Vice Almirante ARANGO BACCI GABRIEL ERNESTO, a quien calumnió y destruyó su limpia carrera militar.

    ROY BARRERAS y sus socios del PIN, se han dado el lujo de expulsar a GERMAN VARGAS LLERAS, de la COALICIÓN DE LA CORRUPCIÓN NARCOPARAMILITAR, a donde le habían dado instrucción sus asesores de mendigar puestos por apoyo.

    GERMAN VARGAS LLERAS, por conveniencia burocratica olvida los dos atentados criminales que el DAS bajo ordenes de URIBE VELEZ y JUAN MANUEL SANTOS realizó en su contra para sindicar a las FARC-EP.

    GERMAN VARGAS LLERAS perdona a sus asesinos por dejar lisiados dos escoltas del DAS por puestos, que CARROÑA, en nada se parece a CARLOS LLERAS RESTREPO

  3. jajjajajjaj esta trajicomedia si ke esta fina…..dicen la verdad de una forma vacanisima sican publicando mas….para repartirlas por mail a todos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s