Los delirios del payaso verde [Jairo Andrés Garzón Daza]

Mimos y girasoles… ¿qué es esa idiotez? Aquí se necesita es un varón que fumigue a los guerrilleros hijueputas, y de paso a los mariguaneros, a los ateos, a Chávez, a Correa… de paso a los venecos malparidos… y a los maricones… a las putas no porque de pronto las necesitamos… a los negros sí, y a esos indios mugrosos que salen a protestar; y a los pobres, que hay muchos… en resumidas cuentas, a esos hijueputas, que son al mismo tiempo guerrilleros, mariguaneros, chavistas, ateos, malparidos, maricones, negros, indios y pobres. Simultáneamente, vendrán las grandes compañías, las grandes empresas y los grandes artistas a compartir la alegría de estar en el País más feliz del mundo, y los ciudadanos de bien tendremos buenos empleos, salud, belleza, amor… el Paraíso, pues.
¡Qué nos va a gobernar ese payaso! ¿Mostró el culo? Es marica. ¿Se disfrazó? Es retardado. ¿Se casó en un elefante? Es demente. ¿Le echó un vaso de agua en la cara al doctor Serpa? Es un malparidogonorrea irrespetuoso. ¿Su emblema es un girasol? Más marica aún. ¿No va a misa? Es ateo. ¿Tiene nombre raro? Es extranjero. ¿Se retracta? Es pendejo. ¿Tiene Parkinson? Está lisiado. ¿Quiere educar? Es ingenuo. ¿Es honesto? ES GÜEVÓN.
Hace once años había en Colombia otro güevón del mismo calibre. No era filósofo. Era abogado, periodista, humorista. También se disfrazaba: de portero, de empleada, de tinterillo… de lustrabotas. Otro confundido que, siendo colombiano, le dio por hacer locuras como burlarse de los políticos que nos tenían viviendo en el eterno paraíso. Nos decía en la cara, desde la televisión: ‘Oigan, los están robando’, y nosotros ‘JUAJUAJUA’; ‘Oigan, los están matando’, y lo mismo: ‘JUAJUAJUA’… Un buen día, un viernes, 13 de agosto de 1999, cuatro balas infames callaron la payasada para siempre.
Jaime, parcero… qué falta tan hijueputa que hacés aquí abajo, en el culo del mundo, en este curioso Edén. Cuatro rugidos obtusos te silenciaron; acabaron con la risa de Colombia. Si estuvieras aquí, a lo mejor votarías por Antanas Mockus, payaso ridículo a quien le dio por creer que la educación es importante en este país de asesinos y por quien voy a votar en estos días, haciéndome cómplice de su ridiculez y su más que seguro retardo mental.
Es para morir de risa. Les cuento a los extranjeros, a los visitantes marcianos que vengan a ver tanta dicha, que mis paisanos tienen una muy graciosa opinión sobre la participación política. Juran que se trata de agitar fanatismos cada cuatro años y tachar una carita en un papel. Hecha la marquita, en paz con Dios y con el mundo, vuelven a sus casas a esperar que los gobiernen. Si el televisor les dice que los gobiernan bien, vuelven y tachan la misma carita a los cuatro años. Si les dice que no, se indignan, pelean, insultan y el día señalado tachan otra carita. He ahí nuestra así llamada participación política.
Si el congresista se roba 500 millones de pesos, es una rata asquerosa, un hijueputa. Si me quedo con 100 pesos de vueltas que me dio de más este busetero marica, soy un duro, un vivo. Claro, ahora entiendo por qué les decimos ‘vivos’ a los pícaros, a los astutos, a los de la ‘malicia indígena’: porque el muerto no roba; antes bien: lo roban, si algo tuvo en vida. El que no hace torcidos en este país es como si estuviera muerto: no es, no parece un ‘vivo’.
Si el alcalde le consigue un contrato a su familiar por obra y gracia de la palanca, es un corrupto asqueroso, otro hijueputa, y el pueblo, “nosotros”, víctimas maltratadas. Si me logro saltar la fila en el banco y nadie se da cuenta, soy un vivo, ‘un man abeja’, y los que hacen la fila unos pendejos.
Si el juez demora mi demanda en la que exijo que me devuelvan una platica que me debe mi ex-jefe hace diez años, es un vendido asqueroso, otro hijueputa. Si me hago el dormido para no darle el puesto al viejito cacreco que se acaba de subir, soy un astuto.
Si el industrial permite que se contamine el agua de un río con los desechos mefíticos de su fábrica, es un capitalista asqueroso, otro hijueputa. Si boto la servilleta desechable al piso, soy un práctico, un descomplicado.
Moral hipócrita la que se practica aquí. Al fin y al cabo, todos salen impunes: el doctor congresista, el doctor alcalde, el doctor juez, el doctor industrial, el ladrón, el abusivo, el perezoso y el sucio. Pero más grave aún: al congresista, alcalde, juez o industrial, de vez en cuando lo agarran, lo pillan y le pueden hacer cosas muy graves: amonestarlo, denunciarlo, o en el peor de los casos ¡oh, castigo horrendo! retirarlo de su cargo por unos tres meses, mientras se olvida el asunto. Como ven, señores marcianos, señores gringos, estos bandidos importantes, faranduleros y bien nutridos a veces reciben un castigo por su reprobable conducta.
A los otros bandidos, los anónimos, los cotidianos, los hijos de vecino, los honrados ciudadanos votantes, los famélicos… nunca. Están en la más absoluta e infame impunidad: la del que se cree honesto.

Volviendo al Payaso que nos ocupa, amigos Marcianos, parcero Jaime, les informaré en mi calidad de guía turístico, por qué tantos en esta honorable república llaman ‘payaso’ a un filósofo, y de paso desenredo la payasada de este ensayo.

Era rector de la Universidad Nacional de Colombia, institución que ha albergado en su campus durante muchos años, amén de excelentes estudiantes y otros no tanto, milicias urbanas de guerrilleros y pandas de pretendidos estudiantes que no están de acuerdo con… NADA. Como es costumbre, odiaban al rector de turno habida cuenta de su existencia. Un buen día, otro, de los muchos buenos días de este país, se reunieron las ‘partes en conflicto’ a ‘dialogar’ en el Auditorio León de Greiff. Como suele suceder en estos casos, no hubo diálogo alguno. Hubo una ensordecedora rechifla por parte de los honorables milicianos… perdón, estudiantes, que imposibilitó al odiado rector exponer el más mínimo argumento. Haga de cuenta usted como cuando trata de hacerle una observación a un transeúnte y éste, muy ciudadano, le contesta ‘qué le pasa, chino hijueputa, no sea sapo…’
Por eso yo ya no hago observaciones de cuerpo presente a transeúnte alguno. Un día de estos, por observador, me matan. Así pasa en nuestros días. Un señor en Transmilenio le reclamó a unos honorables vándalos que no se mearan en vía pública. Creo que lo mataron. No me acuerdo y no voy a buscar. Soy guía turístico, no periodista. Les puedo señalar, eso sí, el lugar donde lo mataron, golpearon o insultaron, que en las cuentas de una hipotética humanidad honrada serían injurias equivalentes. Tiempo después de lo de la rechifla, decía el Payaso esta Payasada como las que acostumbra: “Si me vas a matar, hiéreme; si me vas a herir, golpéame; si me vas a golpear, empújame; si me vas a empujar, insúltame; si me vas a insultar, grítame; si me vas a gritar, háblame; si me vas a hablar…hablemos”.
Es un razonamiento bellísimo, un malabarismo conceptual estupendo, una payasada filosófica que contiene la nimiedad de que la comunicación es un prisma que va de la comprensión a la muerte. Dice también que la vida es lo primero que hay que preservar, que el único conducto posible para la conciliación es el diálogo, que la acción verbal es más sutil que la física… En fin, dice muchas cosas más que no voy a exponer aquí porque no estoy de exegeta hoy. Ay, Jaime… tus enemigos no querían hablar con vos… querían que no hablaras, entonces te mataron… y como no puedo golpearlos ni hablar con ellos, no me queda más que insultarlos… malditos…
Retomando el asunto perdido, ocurrió que el rector se salió de sus casillas. En vista de que no podía hablar con la jauría de abucheadores, en vista de que sus argumentos no eran más que denuestos y gritos de anacrónica cólera, decidió actuar. Esto es: ser actor, volver el auditorio (en donde se oye) un escenario. El final anecdótico de este episodio lo conocen todos los colombianos; no lo voy a repetir. En contraste, muy pocos lo entendieron, muy pocos lo entienden y muy pocos lo entenderán.
Vuelto el rector un actor, un payaso, se lanzó a la alcaldía de esta ciudad. Digo ‘se lanzó’ porque sigo pensándolo como un personaje de circo, un acróbata que se lanza por los aires sin ninguna red abajo. (Es lamentable la miseria cultural de tantos de mis compatriotas: usan ‘payaso’ y ‘cirquero’ como insulto: ignoran que la arena circular del circo evoca un mandala (¿sabrán qué es “mandala”?); ignoran que el malabarista representa la expansión de la conciencia; ignoran que el escupefuego es imagen del poeta; ignoran que el domador y la bestia simbolizan un solo individuo: el hombre que logra dominar sus instintos a través de la disciplina… ¿les estaré hablando en cíngaro a ellos?). Se lanzó y llegó. Alcalde lo nombraron. Su bandera: una estupidez llamada ‘educación’ y ‘cultura ciudadana’: más y más payasadas.
Paso anecdóticamente por algunas de sus faenas cirqueras: le evitó un racionamiento de agua a la ciudad por medio de campañitas educativas; generó higiene ambiental y sentido de pertenencia por medio de lo mismo; instauró temporalmente mimos de tránsito (con inesperado éxito) en reemplazo de una logia corrupta de atracadores uniformados, mordelones como los que aún se ven en México; redujo la criminalidad por medio de medidas de seguridad altamente impopulares (la Ley Zanahoria); dejó de ejecutar todo el presupuesto de su gobierno con miras a las grandes obras urbanísticas que vendrían (aclaro, para los extraterrestres, que este acto es, entre nosotros, una soberana idiotez, una idiotez digna de un payaso estúpido, puesto que gobernante que se respete no sólo se traga todo el presupuesto, tomando su correspondiente y jugosa tajada: compromete el de gobiernos futuros para maniatarlos y, por ende, desacreditarlos de antemano).
El resultado de todo esto fue el primer paso en una gradual transformación de esa ciudad puerca, violenta, oscura, como sacada de novela de Dickens, en el ejemplo mundial de urbanismo que es ahora. Juzguen ustedes, Marcianos. ¿No se les hace un disparate que, en un país acostumbrado a confiar en las sabias y hábiles manos de los gobernantes de turno para que arreglaran TODO, y que gracias a su prudente gestión mantuvieron a Colombia entre las primeras Potencias Mundiales durante doscientos años, (¡Cómo! ¿No se enteraron de eso? Eso les pasa por vivir en otro planeta) a este payaso le dé por semejantes vesanías, como decirles a los capitalinos que eran responsables de cuidar el agua, la basura en las calles, el buen comportamiento al volante? ¿Quién dijo que los ciudadanos tenemos deberes cívicos? ¡Pa’ qué putas elegimos tanto político si nu’es pa’ que nos risuelva todo y nos dé subsidios!

Ahí está fulanito, que habla con mucha seguridad y promete unos sueldazos de rechupete. O sutanita, que nos va a regalar localitos pa’ montar un negocito. O menganito, que va a fumigar, ahora sí del todo, a los guerrilleros hijueputas y a Chávez, y aparte nos va a dar muchísimo trabajo; en qué, no se sabe, pero en algo, así sea contando hojas de árboles, y seguro que nos paga, porque es muy rico y muy bueno: ‘es buena gente’, dice el vallenato. Golfista él y vanidoso, dice ser el terror de Chávez. No sean ingenuos: ÉL ES EL CANDIDATO DE CHÁVEZ. El indeseable gobernante vecino necesita seguir justificando su carrera armamentista. Su país está en la miseria: necesita un gobierno odioso al otro lado de la frontera para poder maquillar sus infames tiranías. Necesita decir que el imperialismo yankee lo persigue. Si votan por ese perencejo, no hacen más que seguirle la cuerda al vecino, darle el gusto de tener un par con quien mirarse mal mutuamente mientras nuestras naciones se caen a pedazos, mientras la economía de la frontera colapsa, mientras ocultan grandes crímenes inculpando al gobierno de allá o de acá.

Todos prometen hasta los calzones de Misiá Hijueputa, cosa que han hecho durante doscientos años y jamás han cumplido. ¿Por qué habría de ser distinto en esta ocasión? El Payaso Verde también promete, con la diferencia de que la palabra de un Payaso vale más para mí que la de un jugador de póker. Ya vi yo a este payaso hablando de cosas ideales como el respeto, el civismo, la honestidad, pendejadas filosóficas que no se estilan en el noble oficio de gobernar. Lo curioso es que cuando este Payaso dio saltos al vacío, cumplió. Cuando este payaso se equivoca, lo reconoce, se retracta y hasta pide perdón. Dicen que incluso llora. ¿Un presidente con lágrimas reales? Payaso tenía que ser.

¿Cuándo se ha visto que un político baje su orgullo y diga ‘me equivoqué’? ¿Me van a decir que los políticos no se equivocan? ¿Me van a decir que el presidente actual no se ha equivocado NUNCA? Eso no se lo creo ni a los más fanáticos. Todos se equivocan. La diferencia aquí es que Antanas lo reconoce y rectifica. Todos los otros o bien tapan, esconden, o insisten tercos como mulas en lo mismo, o le echan la culpa a otro. Son muy hábiles para esa clase de malabarismos. Más ahora que tenemos comodín: Chávez espía, Chávez mata, Chávez dice. Y si no, pues está Correa, o las FARC, o el Diablo o la Recesión o lo que sea, pero ellos nunca son responsables de ningún error.
Andan ofendidísimos los médicos por la desafortunada respuesta del millón de pesos. La pregunta del millón, como quien dice. Les gustó más la de otro fulano, que les ofrece a manos llenas más del triple. Y ni eso. Que merecen más. Seguramente. No lo dudo. Sé lo costosa, sacrificada y necesaria que es esa profesión. Entremos en materia, a ver si concluyo de una buena vez: para que al médico le paguen lo justo… no, no: dejémonos de sectarismos, que el país no es sólo médicos: para que a la empleada doméstica, para que al profesor, al jurista, al plomero, al ingeniero, etcétera, les paguen lo justo, no basta con que el gobierno dicte leyes. Leyes las hay, y muchas. Pero más que leyes hay empleadores que se saltan las dichas leyes. Les recuerdo que el gobierno no es el único empleador.
La empresa privada (también) ha hecho con los trabajadores de la salud lo que les ha venido en gana ¿o no? Entonces, no basta con que el gobierno dicte leyes. Los empleadores privados, los empresarios, también necesitan entrar en la dinámica de ser justos, de pagar lo justo, de no hacer torcidos con tal de evadir prestaciones, impuestos, en fin, que en últimas perjudican al empleado y al país entero.
Me resulta indignante que crean tan inocua la insistencia de Antanas Mockus en la educación y la sanción moral. Una sociedad decente debería apostarle muchísimo a esa idea, a la cual las mentes materialistas, obtusas, sectarias y retrógradas ven como pura ‘payasada, blandenguería, filosofías baratas’.
Dice Antanas Mockus que las leyes deben decir al final “Ejecútese, explíquese, compréndase y cúmplase”. Esto les parece igualmente inocuo a los opositores de Mockus y es comprensible: no quieren que la gente participe en política de verdad. Quieren seguir en el mito de que el gobernante es el Mesías que hace planes perfectos y resuelve todo, mientras que la población puede limitarse a marcar la equis en su cara cada cuatro años. Los grandes cambios históricos necesitan de la participación ciudadana, y yo le creo al candidato que me invita a participar. Ningún gobernante les va a arreglar la vida si ustedes no participan. Olvídense. Esos son cuentos politiqueros.
Señores marcianos… Jaime… ¿Qué podrá más en este país: el miedo o la confianza? Yo confío en Antanas Mockus, y confiaré en Colombia.

A riesgo de que me insulten, golpeen o maten…

26 thoughts on “Los delirios del payaso verde [Jairo Andrés Garzón Daza]

  1. La lucha como estilo de vida, pero la lucha de verdad, la que nos hace despertar pensando como vamos a mejorar esto todos los días. No la que nos pone en oposición y crítica constante, que no sirve para nada. El presidente no nos hace mejores ni peores. No nos hace nada. Eso me hace estar de acuerdo con este escrito, me hace pensar en que no podemos seguir siendo el moralista de fachada y el torcido de alma. No es menos la picardía del anónimo que el robo del político.

  2. PREFIERO UN CIRCO DE 4 AÑOS QUE UNA CARNICERIA DE 8…Y HASTA MÀS…
    O ACASO QUIEREN SEGUIR ACOSTUMBRANDOSE AL SONIDO DE LAS MOTOSIERRAS Y EL OLOR A SANGRE?
    NO OLVIDEMOS QUE AYER PAGARON POR UNA MANO…
    MAÑANA PAGARAN POR MUCHAS CABEZAS…

  3. No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicarselo a tu abuela.
    Albert Einstein.
    Me indigna como nos tratan a muchos Colombianos de ser ignorantes por no estar a favor de Antanas Mockus..(piensan que personas tan ignorantes no le entienden a una persona tan brillante?), grave error.
    Mi voto es en blanco y no votaría por Mockus tal vez soy un ignorante y poco culto por no entenderle.
    A la final todos tenemos derecho a pensar diferente? o como es el cuento.
    En fin, apoyo 100% la idea que el cambio, el verdadero cambio esta en cada uno de nosotros y no necesitamos que alguien nos diga como hacer las cosas bien , solo necesitamos decidirnos y hacerlo.
    No tratemos de convencer a 10 Colombianos a que voten por Mockus o Santos, convence a 2 Colombianos de hacer las cosas mejor, de hacerlas bieen y demos ejemplo.

  4. Hasta ahora leo el artículo y estoy de acuerdo con muchas cosas pero quisiera compartir dos opiniones:
    1. Me parece que es irresponsable, fuera de lógica, fuera de lugar, totalmente sin sentido, injusto y hasta peligroso comparar a los estudiantes (no todos milicianos) que estaban abucheando a Antanas el día en que mostró el trasero con los asesinos de Jaime Garzón.
    Creo que si el mismo Antanas lee esto lo rechazaría, es irresponsable decir que los estudiantes nunca les gusta nada y compararlos con los sicarios paramilitares enviados por el estado para asesinar a Garzón. Durante el debate en referencia existian grandes diferencias de las directivas de la universidad con los estudiantes, y aunque suene contradictorio, la abucheada y la mostrada del trasero hicieron parte del debate PACIFICO que se llevó acabo en la universidad en ese momento, las dos fueron legitimas y no estuvieron equivocadas en su momeno.

    2.Garzón tenía una exelente relación y opinión de Antanas, pero tenemos que ser objetivos y es lógico que las posturas políticas y económicas de los dos difieren sustancialmente, Garzón no ejercía la política directamente pero sus posiciones eran muy definidas para lo que nos podemos dar cuenta que son MUY diferentes a la del profesor Mockus.
    No estoy diciendo que Mockus sea malo ni nada por el estilo, sino que simplemente no estoy de acuerdo con el fanatismo que se evidencia de algunos de sus seguidores y que lo relacionen con todo personaje destacable; contrario al mensaje que creo que tiene el partido verde y es que mediante la deliberación y el debate se puede construir si sectarismos y fanatismos.

  5. Estimado Jairo:

    Gracias por tu deliciosa pieza escrita; no sé si lo que dices es cierto, no conozco nada de Colombia, más allá de lo que sabemos nosotros los venecos… Sí, soy venezolano (o veneco) pero vivo en el extranjero hace algún tiempo, es por eso quizás que disfrute tanto cuando leo algo en un castellano como el tuyo, irredento, original, lleno de arrechera (berraquera como le dicen ustedes).
    Hace algunos años cuando aún era un adolescente tirapiedras, recuerdo haber leído algo así como lo que has escrito; en aquel caso lo escribio un compatriota mío, un veneco llamado Salvador Garmendia, quejándose de la viveza del venezolano. Decía él algo así como que cuando alguien llegaba a la presidencia no se le trataba de doctor, sino que se le seguía considerando el pendejo de años antes, al que se podía manipular y decirle que se dejara de pendejadas, de estar tratando de cambiar el país etc…
    Por cierto, no sabía qué era una mandala, gracias por ilustrarnos. Es extraño que tan parecidos somos venecos y caliches (como nos referimos a ustedes aquí en Venezuela; con cariño por demás y sin desprecio). Será porque al fin y al cabo somos la misma vaina?
    Gracias por escribir de esa manera, en estos días hay que escarbar por un buen rato en la internet para conseguir un texto como el tuyo; sin mencionar que en la fétida prensa escrita de nuestros países eso ya no se estila.
    Un saludo con cariño a la hermana patria desde Venezuela…

  6. Señores uribestiario, hasta cuando van a darse cuenta que mockus es la misma mierda que Santos solo que envuelta con otro paquete, o es que acaso se les olvido que mockus dijo que seguiria por el camino de la inseguridad narcotrafica, perdon la seguridad democratica, mejor yo voto en blanco y punto, solo hubo una propuesta que verdaderamente hubiese sido la verdadera salida para esta crisis y esa era la del movimiento la voz de la consciencia pero como no quiesieron escucharla paila. dense cuenta que mockus esta entre los 6 candidatos oligarcas y judios, este pais nunca ha tenido un presidente 100% colombiano, todos han sido Judios, por que no despiertan y se dan cuenta que si seguimos siendo gobernados por Los judios que son los que quieren apoderarse del planeta y nos ven a nosotros como menos que animales. seguiremos de mal en peor.. pobrecitos…santos y mockus con lo mismo, Judios que quieren exterminarnos a nosotros.. despertemos…….. COLOMBIA ya que no se pudo con amor esntonces a este pais le va a tocar aprender con DOLOR…, lo que nos espera con Chuki.. ni me lo quiero imaginar.

  7. A Mockus le hace falta eso que llaman ‘conciencia social’, cosa que a Garzón le sobraba.

    ¡ Como es posible que comparen a Mockus (semejante títere) con Garzón(don Jaime!) !

    Quisiera que conocieran a fondo la historia de Aurelijus Rutenis Antanas Mockus Šivickas, puede que me traten de lo que sea pero este señor no es muy diferente a Juan Manuel Santos Calderón, simplemente es otro amigo de los banqueros israelíes.

    Como dicen por ahí, ‘el que añora un lider no merece ser salvado’.

    Saludos

  8. No conocemos el pronunciamiento del Uribestiario sobre los vínculos de la tenebrosa banda de los Paisas con las familias Vives del Magdalena, y los poderosos Santos, amen de los vinculos afectivos de estos FAMOSOS NARCO POLÍTICO EMPRESARIOS con el famoso José Rafael Abello Silva, conocido en el mundo delincuencial como el MONO ABELLO.
    Por eso invitamos a votar en Blanco

  9. Ay Jaime, si leyeras este blog, si la gente se acordara mas de ti.

    Ay Colombianos si supieran lo que significa un voto. Si supieran lo que hacemos. Si supieran cual es el camino.

  10. Saludos,

    Señores Uribestiario,
    ¿Ustedes aún creyendo en promesas de politicos?.. no seán tan pendejos.. 200 años esperando que la solución la den los llamados “Padres de la patria” y que que ha sucedido??? NADA, la solución no es izquierda ni derecha, porque si lo fuera, ya se hubiesen solucionado nuestros problemas.

    La gente dice que Mockus es la solución y que es mejor que Santos; realizando un análisis a este par de personajes son lo mismo, y sus propuestas (que nunca cumplen) son las mismas, estan apoyados por los mismos grupos economicos y siguen comprando los votos.

    Comparar al “inteligentisimo” su majestad Mockus con Jaime Garzon es una falta de respeto no solo a la memoria de jaime, si no a todos los que leemos este blogs (a la final uno lo lee por pendejo). Es como si compararamos a Jorge Eliecer Gaitan con Uribe; ninguna semejanza.

    El día que nos demos cuenta que la solución esta en la unión de todos lo colombianos, cuando exista equidad, la gente tome consciencia, exista una verdadera democracia y oportunidades para muchos, ese día respiraremos mejor.

    El proximo 20, realizare el acto mas sublime de que tiene cualquier ciudadano y que en este pais muy pocos ejercen, ire las urnas y votare en BLANCO.

  11. el hecho de que los colombianos se hagan los huevones no quiere decir sean huevones. mas que huevones, analfabetas e ignorantes. Los colombianos son facilistas y extremadamente oportunistas.

    además Colombia no necesita un personaje como Mockus…
    a nosotros nos gusta que los políticos sean como siempre han sido…Corruptos.
    necesitamos políticos que vengan de cuna de oro para que nos den limosnas disfrazadas (acción social y familias en acción).

  12. siii y la solución es votar por antanas, vota por el y todo cambiara, colombia sera un paraiso terrenal……jajaja como no y esa comparación de mockus con jaime garzón si es una ignominia, un irrespeto a la memoria de jaime pues como el no habra ninguno, y si mockus perdio tambien por todos esas metidas de pata y ahora resulta que es que la gente no lo entiende, ay por favor uribestiario no más ese cuento por favor.

  13. Muy buen escrito, hay que reconocerlo. Sobretodo, cabe destacar la asertiva explicación acerca de la doble moral colombiana. Ese es el país donde vivimos, todos los ejemplos que se mostraron son acertados, y creo que vergonzosamente más de un colombiano lo HEMOS hecho. Otro punto remarcable es la atrevida ignorancia de los colombianos, expuesta en el caso de la definición de palabra payaso y la ”joda” de los estudiantes de la Nacional. Por otra parte Mockus mostró a muchos colombianos que habia que cambiar, y lo logró. Por lo menos logró despertar la conciencia de más de 3 millones de colombianos.

    Sin embargo, no creo que Antanas deje el poder en manos de los ciudadanos (destaquese que él no usa la palabra ”pueblo” otro detalle mínimo plausible). Obviamente le va a dar poder a la ciudadanía…bajo sus ordenes. Dirá esto es negro y todos los ciudadanos diran en forma de canto: esto es negro!, esto es negro!; y el que se atreva a decir esto es blanco! será apartado y ”domado” para que se una con la manada. En pocas palabras quiere gobernarnos en todo el sentido de la palabra, quiere construir una sociedad utópica algo bastante peligroso.Yo lo resumiría en: “Razonad tanto como queráis y acerca de lo que queráis, pero obedeced”.

    No tengo nada en contra de Mockus el filósofo humanista pero si contra Mockus el político autoritario. Las verdaderas “transformaciones de la sociedad” no vienen de la política, la historia lo confirma, él es bastante inteligente como para idear otro camino para el cambio social. Su afan de poder es lo que me decepciona y me enfada por así decirlo. Tres veces intento por la política, dos veces se quemó y esta ad portas de la tercera.

    Aún así Mockus es una gran persona, pero no nos digamos mentiras a él no le interesan los pobres cristianos que se mueren de hambre, su horizonte llega hasta la clase media. Es más al estado no les importamos en nada!

    Ningún político me representa. Ningún político es mi voz. Por eso lo mas adecuado es la abstención.

    P.D: les recomiendo vean este video, lo explica mejor que este pobre pechito:

  14. El próximo 20 de Junio ganará Santos.Será la continuación de 500 años de la llegada de 1/3 de nuestros ancestros,que trajeron sus grandes virtudes y defectos,será la continuidad de los niños en los semáforos,de los pobres rebuscandose la comida diaria como lo hace cualquier animal depredador en la jungla de cemento,continuaran los reinados,los buseteros sobre explotados,las putas ofreciendo sus placeres momentáneos,los carga ladrillos de los políticos,los medios dando noticias de crímenes,las Farc poniendo minas quiebrapatas en las escuelas y en la veredas para tullir a los pobres soldados hijos de campesinos,los productores de biocombustibles usando la escasa tierra para alimentar máquinas y hacer morir de hambre a los hijos de los campesinos pobres,la minería a cielo abierto acabando con los colibries y los yarumos,las corporaciones medio ambientales manejadas por paramilitares,será la continuidad de esta historia continua de 500 años de dolor y lágrimas…..

  15. yo era del polo pero ya…. bueno que importa ser del polo o de donde se sea la cosa es que con santos y su fiscal de bolsillo no habra ni petro ni gavira ni robledo ni amarrilos ni de candidatos a nada pero si un caminito segurito a la modelo o la picota, votar por santos con su fiscal de bolsillo es un pase directo a la guillotina, pienselo no se trata de los verdes se trata es de colombia y del futuro deseado para todos.

  16. Definitivamente, preferible un payaso verde que un asesino multicolor que ha militado en todos los partidos y ha sido Liberal, Conservador, anti-uribista y uribista.

  17. Muy acertado este post.

    De hecho, hay una idea generalizada en la sociedad, y es de que la culpa la tienen sólo los de arriba… Y no es así.

    La responsabilidad por la construcción de un país digno para quienes viven en él es responsabilidad de todos. Es algo que se construye en el día a día. Y eso es lo que Mockus representa.

    Mockus es consciente de algo que es muy difícil de entender para el ser humano, y es el hecho de que SER BUENO NO ES FÁCIL. Pero habemos algunos que creemos que vale la pena serlo, a pesar de las consecuencias que pueda acarrear.

    Por otro lado, en la práctica, los regímenes totalitarios, los extremos, terminan acercándose… terminan, en lo que respecta al bienestar de la comunidad, siendo la misma miseria… Pero estos regímenes también contienen algo particular, algo muy lamentable, y es que le dan el gusto al hombre del común de liberarse del peso de su propia responsabilidad en la construcción de una sociedad más justa. La gente marca la carita, y por 4, y ahora 8 años y quién sabe cuántos más, podrá dedicarse a otros asuntos que no comprometan sus convicciones éticas. La (supuesta) virilidad del mandatario en un comunicado público lo hará sentir bien. Y pare de contar…

    Mockus no nos pretende dar ese gusto. Y cuánto me alegra!!!!

    P.S. 1 : Espero que algún día, cuando por alguna razón se me ocurra leer algo acerca del heroismo, no tenga que devolverme tanto en el tiempo para encontrar algo. Uno se va cansanso de pensar en el heroismo como algo del pasado, cuando lo necesitamos es ya!

    P.S. 2 : Lo único que le diría a Mockus, es que necesitamos que la gente lea más tragedia griega. Es fundamental.

  18. tines toda la razon, estaos viviendo en un pais donde se muestra la cruda realidad como es la alianza entre partidos politicos como el libreral y el conservador que se aliaron con santos con la unica intencion de buscar puestos y embajadas, Mockus no, él lo que hace es confiar en el pueblo, que el pueblo decida que es lo que le conviene, que politico hase eso, yo creo que nninguno por eso mi vto va por MOckus.

  19. Pude leer este articulo hace poco mas de una semana y en verdad me parece interesante, existe algo de sesgo como en todo escrito, pero en terminos generales es muy bueno y correcto.

  20. Los resultados del 30 de mayo fueron contundentes, un Santos triunfador y un Mockus a la mitad del camino pasaron a la segunda vuelta, que se realizara este 20 de Junio, atrás quedaron el ultraderechista Vargas Lleras, el izquierdista Petro, la convulsionada y estéril Noemí y el asolapado y neoliberal frustrado Pardo, Colombia “decidirá” entre los 2 primeros personajes, con propuestas económicas y políticas que rozan la similitud, como se dice “comen del mismo plato….”.

    Santos y Mockus a segunda vuelta, el primero con casi 7 millones de votos a cuestas, provenientes de la política del temor en todos sus aspectos, que el salto al vacío, que la guerrilla, que el fin de los subsidios, que las pescas milagrosas, que Chávez, que Correa, que dios, en fin el pueblo proclamo que quiere seguir con el agua al pecho, típico decían los gringos de un “excesivo mestizaje” y una latitud tropical, en simples palabras de un estado fallido, y no es para poco, la pobreza que ronda el 70% es la misma que tiene el presidente de popularidad, vaya ironía, como decía el dueto de humor El Águila Descalza: “Este es un país manejado por arrieros”, y es la verdad somos mulas subsidiadas con favores que corrompen nuestro pensamiento y nuestro desarrollo, y es que en esta, la tierra del divino niño, los derechos humanos son llamados favores y privilegios que da el estado a unos pocos, es que ya son 200 años gobernados por una derecha con diferentes nombres, liberales, conservadores, independientes…., es que el nacimiento y corrupción de las guerrillas y paras, como la historia de nuestra patria, no se da espontáneamente como aun se cree, las FARC, el ELN y las AUC son la mano “izquierda” de esta dictadura ideológica que nos han metido, son los idiotas útiles de tanto todo vale, que no solo es para ellos si no para todos, son el resultado de esa pobreza que sobrepasa toda lógica y que es utilizada a favor de las elites, pero que va, Colombia decidió, es que aquí la responsabilidad del voto no vale, solo vale es votar, como un cangrejo.

    Pero no muy distante esta el “loco” seudofilosofo de Mockus, un hombre que se deja llevar como un yoyo para donde mejor lo vean, es capaz de cambiar de decisión cuan vil personaje, admirador del estado de opinión de Uribe donde vale lo que digan las mayorías instruidas por las minorías privilegiadas, y no es para más, inflado como globo por las encuestas y medios, siempre parafraseando como títere “la vida es sagrada”, cuando detrás apoya el rescate armado, las fumigaciones con glifosato, las bases gringas y todo cuanto vale para seguir en guerra, “no todo vale” nos dice el señor, pero no recuerda que lo que defiende es ese mismo vale del gobierno actual, “Mockus es la otra cara de Uribe” decía el senador Robledo, y no se equivoca, de Mockus a Santos hay más cercanía que de José Obdulio a Alfredo Rangel. Refugiado en una retórica anticorrupción que solo le ve solución en la privatización de empresas y la comercialización de derechos fundamentales, como todo Neoliberal y con una educación que está en explotar la industria de los circos, ponerlos en las calles para educar al pueblo y no en mejorar la educación pública, como lo demostró al bajarse los pantalones ante la exigencia de los estudiantes de la Universidad Nacional cuando este era rector de la misma, como si los derechos a tener una educación justa, integra, de calidad y respeto indujera a mostrar el culo, y aún así Mockus es la otra opción.

    La candidatura de Mockus nace en un partido “El verde”, que de verde no tiene nada, sus políticas ecológicas distantes de los reales partidos verdes de Europa y Asia, son las de cualquier multinacional, beneficiando el capital, y es que su filosofía de “centro” contrasta con la misma palabra, como decía el representante a la cámara por Bogotá Germán Navas Talero “se les olvido poner partido verde opción centro-derecha”, y así nos lo han vendido, como un personaje nuevo, fresco y racional, pero no es más que el Obama criollo del establecimiento.

    En su fortín político se encuentran 3 personajes: Peñalosa, Garzón y Fajardo, tres ex alcaldes, cada uno bueno en su fango, de los tres nunca hubo críticas a Uribe, asegurando que la política no se trata de desprestigiar al adversario, como diciendo que si el “adversario” comete errores entre ellos violaciones a derechos humanos y persecución sistemática a la oposición, es el deber olvidarlos, perdonarlos o peor ignorarlos porque todos somos humanos, y es que ninguno es una persona rescatable, un Peñalosa que trajo a una Bogotá de 8 millones de habitantes un sistema de trasporte mal llamado masivo, Transmilenio, de una ciudad de Brasil de 300 mil habitantes, un lucho garzón que ignoro las denuncias de ejecuciones extrajudiciales, “falsos positivos”, que se cometían por aquella época en su alcaldía, y sus dardos contra el polo, aun más graves e ilógicos que los de Petro, pero que hoy para muchos entre ellos columnistas, blogueros y políticos con intereses económicos y políticos ignoran y felicitan al ex alcalde y tránsfuga del polo, y por último Sergio Fajardo, un hombre que termino modelando una ciudad que nunca existió, de sus lazos con el narcoparamilitar Berna, con el cual cogobernó , nos deja una Medellín envuelta en el caos, similar a la de los años 80s y 90s, aunque de esa época hasta ahora nada ha cambiado, solo ha mutado, y es que para algunos esto no existe y sin reparos se vuelven las ovejitas del matadero, todas dóciles pero nunca solas, porque consiguieron un lobo disfrazado de oveja.

    No soy el primero en decir que de preferir dos males prefiero el menor, pero esa explicación tan carente de sentido es la misma que te hace escoger entre fusilamiento o ahorcamiento, es irresponsable decirles a unos que no tienen ideologías iguales o complementarias que voten por un candidato que no los representa solo porque parece menos corrupto que el otro, eso es típico de fascistas montados en el bus de la democracia, “La Abstención no es el camino” dice el famoso bloguero y periodista Uribestiario, aduciendo que porque no le gusta Petro se distancia del polo y su propuesta programática y lanza ultrajes al polo y sus seguidores, similares a los que Petro lanzaba a la izquierda, ignorando todo lo que representa Mockus, es que detrás de un candidato presidencial debe haber un proyecto y los verdes lo tienen solo que su propósito es disfrazarlo en frases de cajón, porque de mostrar ese proyecto a la masa sorda que lo acoge, ese proyecto no se alejaría del de Uribe, incluso es muy similar, y ahí se le irían la mayoría de votos.

    El parauribismo es un proyecto económico y político que el partido verde comparte, más allá de su “legalidad” en la cual no hay diferencia de la actual, porque me pregunto ¿Cómo se promulga legalidad democrática si se defiende al mismo tiempo el Status Quo y se vela por protegerlo? ó ¿Cómo el Partido verde hará oposición al Uribismo si en el fondo defienden los mismos intereses?

    Bien por el Polo no ser el PIN de Mockus, una alianza no se entreteje por la calentura del momento evitando el análisis, se da porque se den unos tratados, el Polo dejo ver cuán diferente era del partido verde y cuan similar era este de Uribe, las Bases gringas, el derecho a la educación y salud entre otros sigue siendo un negocio para los verdes, y más para el gomelo veterano de Peñalosa, un uribista acérrimo, con el cual el partido mostró su verdadera casta, quien en sus afanes de lanzarse de nuevo a la alcaldía y seguir sus aspiraciones personales, dio más apoyo a Juan Manuel Santos con su intromisión de lo que la abstención que según muchos “demócratas” podría hacer.

    No hay que sumarse a una opción sin conocer realmente lo que significa, Un Mockus que nunca pudo hablar en vivo, que se dejaba llevar por lo rebuscado de sus palabras, dejo ver que es una estrella fugaz, capaz de cambiar el panorama político pero no la situación del país, de Juan Manuel Santos se puede decir muchas más cosas, es la continuación de la corrupción, la muerte y la pobreza, pero una cosa es segura, el cambio no viene por la opción del momento, ni la solución a los problemas viene del mal menor, los Colombianos no están listos para un cambio, han sido empobrecidos en todos los aspectos, el parauribismo se hundirá algún día y tendrán que sufrir muchos más Colombianos y vecinos hasta darse cuenta que el salvavidas puede llegar pero muy tarde, yo por mi parte votare, pero en BLANCO, no lo haré bajo amenazas de que si no escoges este candidato entonces eres uribista, o que si no votas por este seguirá lo mismo, como si unos miniuribes nos ordenaran hacerlo en pos de un mal llamado cambio, insultándonos y desmeritando nuestra opinión, como si no apoyar ciegamente a Mockus fuera un pecado, a ellos los invito a analizar todos los proyectos de su candidato y se darán cuenta que el cambio no dista de ser una simple palabra para los verdes.

    De Santos a Mockus hay tanto en común que el gobierno de Unidad Nacional que propone Santos es el ideal para Mockus, pero este no lo ha aceptado o no lo aceptara, a pesar de que su programa es idéntico, al parecer la frase divide y reinaras parece darse en este juego político, divide a la oposición con Mockus y reinara Uribe, perdón Santos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s