51 thoughts on “La Parody-a en el Sena

  1. Abril 23 de 2015
    Carta abierta de una joven docente a la ministra de educación.

    Buenos días, señora ministra. Espero que este texto no la incomode, ni interrumpa alguno de los importantes desayunos o almuerzos en los que se debate airadamente y se deciden los rumbos de la educación de nuestro país.
    Mi nombre es Alexandra, tengo 23 años y soy docente. Al principio pensé hablarle en esta carta de mi experiencia incipiente en la profesión, pero después de pensarlo un rato he decidido hacer otra cosa: quiero contarle una historia.
    Yo no sé si habría terminado siendo profesora si hubiese sido hija de otra mujer, nunca lo sabremos. Lo que sí podemos decir con seguridad es que mi amor por la educación es enteramente su culpa. Amparo Gómez, de 52 años, es licenciada en educación preescolar de la Universidad Pedagógica Nacional, docente hace 19 años y mamá de tres mujeres jóvenes; mis hermanas y yo.
    Seguro le gustaría conocer a mi mamá, ministra, yo siempre he creído que ella tiene poderes mágicos. Durante casi 20 años ha enseñado a niños y niñas a leer y a escribir, y después de tanto tiempo, aún puede reconocer en la calle a cualquier estudiante que haya tenido y recordar sus nombres y apellidos, el nombre de sus papás y las cosas que le gustaba hacer cuando lo tuvo en preescolar. Ellos la recuerdan también y la llenan de abrazos y besos; y es que, dígame, quién va a olvidar a la persona que con amor y paciencia le enseñó a leer y a escribir, y lo acompañó a jugar y a soñar.
    Desde muy pequeña he tejido lazos profundos con todo lo que tenga que ver con educación porque ella, que ha trabajado en colegios privados y hoy es docente en un colegio público nos contaba, a veces entre risas y a veces entre rabias, sus aventuras dentro y fuera del aula de clase cuando nos sentábamos a comer. Mis hermanas y yo crecimos entre conversaciones de adultos sobre reuniones con padres de familia, dificultades cognitivas, estrategias de enseñanza, procesos de aprendizaje, el famoso decreto 230 que a más de un profesor le dio dolor de cabeza, el seguimiento de procesos, entregas de boletines y otras mil cosas que no terminaría nunca de enunciar.
    Es por ella que mi hermana mayor y yo decidimos embarcarnos también en esta aventura de ser profes. Desde hace años quise andar estos caminos y terminé trabajando como profe voluntaria en el Preuniversitario Popular de San Cristóbal, en Bogotá, un proceso que busca hacer frente a la realidad de exclusión de la educación superior en nuestro país, preparando a estudiantes de décimo y once para los exámenes de admisión de las universidades públicas. Allí aprendí que todos los estudiantes aprenden diferente, pero que todos son muy pilos. Sí, ministra, no se sorprenda, dije todos. Abundan entre ellos futuros músicos, doctores, ingenieras, enfermeros, actrices, lingüistas, diseñadoras industriales, físicos y nuevos docentes. Lastimosamente, ser pilo no siempre paga y la gran mayoría se queda por fuera del sistema de educación superior o termina recurriendo a algún plan B, cualquiera que éste sea.
    Además del voluntariado, estudié para ser docente, como mi mamá. Fue ella quien me enseñó que en este país roto, ser profesora es hacer una apuesta por la vida porque la educación es indispensable para transformar la realidad. Yo le creo a mi mamá, señora ministra, le creo desde lo más profundo de mi ser, y por eso estudio fuertemente para ser la mejor profesora que pueda. Hoy mi hermana y yo hacemos estudios de maestría en la Universidad Pedagógica Nacional, la educadora de educadores, y seguimos discutiendo con ella sobre los asuntos de la educación cuando nos reunimos para comer.
    Y aunque somos tres generaciones diferentes de docentes, coincidimos en una cosa: ninguna de las tres le cree al ministerio. Hoy ustedes publicaron una imagen en la que decían que nuestra profesión es privilegiada porque sólo trabajamos 6 horas diarias. Déjeme contarle que después de salir del colegio, los docentes llegamos a trabajar a la casa, pues nuestras clases no se preparan solas, las notas no se sacan mágicamente y los observadores hay que llenarlos uno por uno, aunque tengamos 40 o 50 niños en un salón. Déjeme decirle algo:
    Cuando la escuchamos dar sus entrevistas sobre lo que cree que es la excelencia y vemos cómo cree que el conocimiento sólo puede medirse con pruebas estandarizadas, nos queda claro que usted nunca ha recibido formación en docimología y evaluación.
    Cuando la vemos privilegiar el subsidio a la demanda al entregar 10.000 becas -que en realidad son créditos- a un pequeño porcentaje de bachilleres, en lugar de aumentar recursos a las bases presupuestales de las universidades públicas, sabemos que en realidad no le interesa que Colombia sea “la más educada”.
    Cuando traen extranjeros sin formación docente a enseñar lenguas extranjeras a nuestros estudiantes, en lugar de alentar la formación de docentes dentro del país y a eso le llaman “aulas de inmersión”, nos queda claro que el ministerio no tiene ni idea de qué es inmersión ni de cómo se aprende una lengua extranjera. Le cuento, ministra, que esa idea de docente de lengua que debe emular a un “hablante nativo” hace tiempo que está mandada a recoger.
    Cuando por norma no puede haber menos de 35 estudiantes en un salón, se hace evidente que sus ideas de eficiencia en la educación poco tienen que ver con el bienestar y los procesos de aprendizaje de nuestros niños y jóvenes en formación.
    Cuando el ministerio cree que puede meter a un salón a niños que tienen necesidades especiales de aprendizaje en cualquier momento del año, desconociendo que éstos requieren docentes especializados, cualquier docente con formación mínima sabe que ustedes nunca han abordado pedagógicamente el debate de la inclusión.
    Cuando le parece que después de 20 años de trabajo en la formación de niños y jóvenes, dos millones de pesos es mucha plata, se nota que ni usted, ni las personas que crean estas políticas educativas tienen la menor idea de lo implica el ejercicio docente. Y aunque el sueldo de mi mamá se acerca, no alcanza los dos millones de pesos. El de mi hermana tampoco, aunque trabaja en un colegio privado bilingüe. Y a mí, ni le cuento, hace poco me ofrecieron un millón por dar clases de inglés y francés todos los días a 6 grupos diferentes, seguramente porque soy muy joven.
    Ahora bien, señora ministra, sepa que el caso de estas tres profesoras no es el único. Lo que traté de hacer aquí fue darle un rostro y un corazón a una realidad que agobia a miles de docentes de nuestro país. ¿En serio le sorprende que salgamos indignados a las calles? ¿En serio cree saber mejor que nosotros, que habitamos cotidianamente los territorios educativos, qué es lo que necesitan nuestros estudiantes? Hoy salió la UPN a marchar, con rector incluido, ¿será que la universidad que centra su foco de producción académica en la educación no sabe de qué está hablando?
    Nuestra indignación no es sólo por el salario, aunque es más que evidente que merecemos una remuneración digna. Nos indignamos porque el ministerio se burla a la par de estudiantes y docentes cuando sale en los medios presumiendo los vacíos de un modelo de educación que nosotros, que hemos pasado años estudiándola, sabemos que no funciona.
    Ahora que lo pienso bien, espero haberla incomodado aunque sea un poquito con mis apreciaciones pedagógicas, porque a fin de cuentas, ésa es nuestra labor. Viejas y nuevas generaciones de docentes nos negamos a seguir concibiendo un ministerio de educación sin educadores.
    Quiero decirle a usted y al presidente Santos que la paz es un significante vacío si no pasa por una educación digna para el buen vivir. No hay ni habrá paz en Colombia si no se dignifica el ejercicio docente y no se trabaja en la construcción de un sistema educativo que garantice la justicia social. No hay ni habrá paz, ministra, si los docentes y estudiantes no tenemos permiso de decidir sobre la educación.

    Alexandra Montenegro Gómez
    Licenciada en Filología e Idiomas – Francés – Universidad Nacional de Colombia
    Estudiante de Maestría en Enseñanza de Lenguas Extranjeras – Universidad Pedagógica Nacional

    • Me encantaría ver a este señor canoso enseñando un día en una institución en ciudad Bolivar, para ver como son las condiciones de un profesor en una zona deprimida de la ciudad, que señor tan soberbio

  2. Bien cliente-lista que es esta señora, yo no se porque mockus se alió con esta señora cuando fue la ultima elección, sera que el parkinson le afecto el cerebro a mockus?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s